sábado, 27 de junio de 2015

Top 10. Primera parte.

¡Hola holaaaa!

Este post es cultural, aunque no abordo ni un libro ni una peli. Creo que os puede gustar más que las entradas habituales.
Os presento mi "top 10" personal de personajes psiquiátricos favoritos del cine.
Algunos puede parecer que estén cogidos con pinzas. Pero yo los siento como pacientes aquejados de un problema de salud mental.

Para darle emoción a la cosa, voy a repartir el top en dos entradas. Aquí pongo del 10 al 6. En la siguiente, del 5 al 1.

10) John Nash

Éste es el John Nash real. El que hay gente que no sabe ni que existió.
El único personaje real del "top 10" -fallecido hace muy poco tiempo-, interpretado magistralmente por Russell Crowe en "Una mente maravillosa" (película que tengo pensado postear en este blog). Me encanta, y creo que se refleja muy bien el padecimiento de estos pacientes desde su primer brote hasta la estabilidad. Un camino con más sombras que luces, y mucha incomprensión, por desgracia.
Sufres con John, te sorprendes con John, te emocionas con John incluso. Empatizas, te metes en su piel de una manera increíble. Te alegras de cada pequeño avance que da, y el hecho de que se dedique a una cosa tan complicada como son las matemáticas rompe los esquemas de algunos. Esa idea de "enfermo mental = inútil" me parece una chorrada, qué os voy a decir. "Una mente maravillosa" te ayuda a desterrar eso.
Y dejando a un lado esto, también es una buena forma de ver cómo eran los tratamientos antes, lo que se hacía, qué medicamentos se daban. Esta película está muy bien, la verdad.
Además de trabajar en la Universidad, el John Nash real se implicó mucho en la lucha contra el estigma, y fue una figura muy relevante en lo que respecta al aspecto social de la esquizofrenia. Fue, queriendo o sin querer, un espejo en el que poder mirarnos todos: pacientes, profesionales y ciudadanos en general.





9) El Joker



Antes de nada, matizar que el Joker del que yo hablo es el interpretado por Heath Ledger, el más "tocado" de todos, el más oscuro, el que tiene más personalidad. Para mi gusto, el mejor de todos.
Con este personaje da igual que seas sanitario o no. No puedes evitar pensar: "Dios mío, qué loco está". Sí, así tal cual. Sin eufemismos.
No soy una gran fan de las películas de Batman, pero sé que el Joker tiene una historia, una razón para que tenga la boca así. Desconozco el motivo exacto, aunque tampoco me importa mucho saberlo. Lo que me importa es cómo ha ido cambiando, lo que dice y hace, y cómo "se la lía" a Batman. No tiene empatía, ni moral, ni principios -¿de qué patología nos suena esto?-. Para él nadie vale nada. De hecho reconoce todo esto en la segunda entrega de la trilogía.
Además, el Joker da mucho juego por su cambios en el tono de voz, sus tics, su afectación... su actitud en general. Sonará un poco mal, pero yo me río bastante cuando sale en pantalla, a pesar de que lo suyo sería escandalizarse.
Mirad el vídeo, ¡qué felicidad y cómo le gusta su trabajo!





8) Montse



Un personaje patrio. En este caso, la protagonista de "Musarañas", atormentada por cosas del pasado y aquejada de varios problemas de salud mental. El más evidente, una fobia.
Al principio no me gustaba nada Montse, veía que era un recurso muy manido. Pero con el tiempo, cuando reflexionas sobre ella, sobre sus matices y su sufrimiento, acerca de lo que es y cómo ha llegado a ser así, te gusta este personaje. Aprendes a apreciar sus reacciones y llegas a comprender los motivos: "Si es que no le quedaba más remedio, por algún lado tenía que salir".
Lo "bueno" que tiene Montse, sin embargo, es el débil hilo que la une al mundo real: su hermana pequeña.
En fin, que parece un personaje muy "mainstream" así de primeras, pero luego... luego algo hay que hace que Montse te guste.





7) John Kramer/Jigsaw



Buah... qué decir de este hombre. No se despeina para nada, no tiene compasión pero sí un código moral propio que no duda en llevar al extremo, no se arrepiente nunca, sabe exactamente qué tecla tocar para dar donde más duele... Es un psicópata de libro. 
Pero lo más gracioso de todo es que si bien sufres con la gente que pasa sus pruebas, llegas a entender por qué los hace pasar por todo eso. Lo ves hasta lógico -o yo por lo menos lo percibo así-. Por supuesto, aclaro: ¡que yo lo vea lógico no quiere decir ni mucho menos que lo comparta!
A mí lo que más me sorprende y gusta de John es su inteligencia, su capacidad de previsión. Cómo lo tiene todo pensado, planeado y orquestado. Incluso cuando crees, allá por la tercera película, que la saga "Saw" ha perdido toda su gracia.
Puedo deciros que los finales de absolutamente todas sus películas me han dejado SIEMPRE con la boca abierta. Las he coronado todas con un "Jo-DER". Me parecen alucinantes. Así, con sinceridad.
Además, y puede que os riáis, pero la filosofía de John y sus víctimas ha cambiado mi modo de ver las cosas. Por parte del primero, eso de no saber cuándo te tocará marcharte hace que lo vivas todo de manera diferente. Por parte de las segundas, aprendes que en cualquier momento algo te puede trastocar, y ese algo en ocasiones funciona igual que un boomerang. Todo lo que haces, vuelve.





6) Bellatrix Lestrange


Quizás ésta sea la sorpresa del "top 10". Porque si bien la señora Lestrange no está diagnosticada -se ve que en San Mungo no hay sanadores psiquiátricos, aunque sí hay ala de Psiquiatría-, los que habéis leído/visto la saga de "Harry Potter" no podéis negar que algo tiene. Será por Azkaban y sus dementores, será basal, pero algo hay. Yo me atrevería a aventurar que, al margen de su obsesión por Voldemort, hay un trastorno de personalidad del cluster B... o una mezcla de todos.
Y para más inri, Bellatrix es de mis personajes favoritos de la saga por eso. Porque es mala, pero tiene su sentido que sea así.
Creo que en una consulta de Enfermería se podrían trabajar muchas cosas con ella. Por ejemplo la conciencia de enfermedad. Daría para todo un año de citas con Enfermería sólo abordar este punto.

P.D.1: A modo de nota curiosa, J.K Rowling se basó en lo que sintió durante un episodio depresivo para crear a los dementores. Esa tristeza inmotivada, esa anhedonia, esa apatía... todo eso que sientes cuando se acerca un dementor es lo que le ocurre a las personas con trastorno depresivo.
Podéis verlo en el siguiente link: http://www.themarysue.com/depression-psychology-lessons-from-harry-potter/
P.D.2: Esto es una friki-reflexión mía: a mi modo de ver, la maldición Imperius es un símil de trastorno de identidad disociativo (trastorno de personalidad múltiple). Dos de las características de este trastornos son la existencia de dos o más personalidades -en la maldición Imperius los afectados hacen cosas que en su sano juicio no harían-, y periodos de amnesia que coinciden con el predominio de la personalidad "no oficial" (cuando se pasa el efecto de la maldición, los afectados no recuerdan nada). Ahí lo dejo. El que diga que con "Harry Potter" no se aprende...



Acabamos así la primera parte de este ránking.
Si os animáis, podéis comentarme los vuestros, quizás coincidamos en alguno.
Pronto volveré con la segunda parte, que ya aviso, no será el próximo post.
¡Besos a todos!

8 comentarios:

  1. Bueno,bueno...buena entrada compañera, muy buena.
    Todavía no quiero opinar porque dos de mis favoritos no han aparecido todavía, y es que me imagino que aparecerán así que de momento no me queda más remedio que soportar mi neurótica espera hasta que llegues al top 5...no seas muy mala y no te hagas de rogar. Va mención en Twitter

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Kroke! :D
      Te lo he comentado a ti porque me dijiste vía Twitter que te gustaría leer un post así; fuiste tú la que le dio el empujón definitivo a una idea que me rondaba hacía ya tiempo.
      Bueno... tengo en cuenta lo de no hacerme de rogar mucho, pero ya sabes que lo bueno se hace esperar, jajaja.
      ¡Gracias por leerme, un beso grande!

      Eliminar
    2. Es que el cine y las series dan para mucho en esto de las patologías mentales, y es una forma maravillosa de que la gente entre en contacto con ellas.es cierto que a veces dramatizan mucho los matices, es cierto que predominan las psicopatías pero de otra manera no se visibilizarian esas patologías...por otro lado adoro tu forma de escribir, que le voy a hacer,jajaja,así que las gracias te las doy yo a ti por tu blog

      Eliminar
    3. Eso es lo único que me desagrada un poco, que suelen exagerar la patología, o los presenta como no diagnosticados, o no medicados. Y eso no es así en la vida real, pero claro... la gente no lo suele saber.
      Si el blog funciona es gracias a vosotros, que sois los que me leéis. Si no lo hiciera ni el tato, esto estaría muertísimo por mi parte xDD.

      Eliminar
  2. Una delicia, un placer....mañana doblo y no puedo entretenerme, pero volveré a escribir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      Me alegro de que te haya gustado el post. ¡Espero tus comentarios con ansia, jajaja!
      Que te sea leve el trabajo mañana, ¡muchos besos y ánimo!

      Eliminar
  3. Me encanta el post y las referencias a Harry Potter :D Bueno, el Joker era uno que no podía faltar ahí ni por asomo. Tengo ganas de leer el próximo post.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! *_*
      Nooo, el Joker no podía faltar, desde luego, jajajajaja; si es que tiene unas caídas el hombre...
      También sé que me he dejado a un par de personajes psiquiátricos así guays, porque no están ni en este post ni en el próximo; pero bueno, esto ha sido por criterio personal xDD
      La que sí que no podía faltar bajo ningún concepto era Bellatrix, que es de mis personajes preferidos junto con Draco y Neville (ah, ¡sorpresa! Ella es el nexo entre ambos, jajajaja). Es que está muy loca la pobre xDDDD.
      El próximo post llegará a su debido tiempo, no os preocupéis ^^.
      ¡Muchos besos! :*

      Eliminar

Las redes sociales se retroalimentan gracias a la interacción entre los usuarios, siempre desde el respeto y la tolerancia.
Gracias por animarte a comentar y con ello hacer crecer el blog :)

No te preocupes por si recibirás contestación a lo que escribas, ten por seguro que responderé.