martes, 12 de septiembre de 2017

Película del mes

¡Muy buenas a todos!

Bueno, ya estamos en pleno septiembre... la época flamante de los contratos de verano ha pasado, pero aun así espero que hayáis podido conseguir algo, aunque sea sólo unas semanas.

Por mi parte, os propongo una película para ver. Es bastante antigua, pero nunca me había parado a ver el argumento porque sólo el título me sonaba a dramón y esas cosas no me van. Pero me la recomendó una persona que me conoce muy bien y que me ganó con estas palabras: "es muy de Salud Mental, te gustará seguro... y además la protagoniza tu querido Christian Bale". ¡Y no se equivocó!
La película en cuestión es "El maquinista" -sí, admito que al principio pensaba que se refería a un conductor de trenes, pero nada que ver con eso, ¡jajajajajaja!-. Quizás a muchos que no la habéis visto os suene porque esta es la famosa película en la que Christian Bale se quedó en los huesos y cogió peso de nuevo en un tiempo récord para interpretar a Batman el año siguiente.

Como siempre, primero la ficha técnica y luego el argumento y la opinión personal. Eso sí, de forma muy breve porque tampoco quiero destriparos nada.





Título: "El maquinista".
Título original: "The machinist".
Dirección: Brad Anderson.
País: España.
Año: 2004.
Duración: 102 minutos.
Género: Thriller.
Reparto: Christian Bale, Jennifer Jason Leigh, Aitana Sánchez-Gijón, John Sharian, Michael Ironside, Larry Gilliard, Reg E. Cathey, Anna Massey, James DePaul, Matthew Romero, Craig Stevenson, Colin Stinton.
Guión: Scott Kosar.
Música: Roque Baños.
Productora:  Castelao Productions S.A.

También os dejo el tráiler, por no perder la costumbre:


Y en cuanto al argumento, todo comienza cuando conocemos a Trevor Reznik (Christian Bale), un operario que trabaja en una fábrica manejando máquinas y lleva un año entero sin dormir, aunque no sabemos la causa. De ahí la delgadez extrema.
Trevor es además una persona muy asocial, no tiene verdaderos amigos aunque sí ciertos lazos afectivos con dos personas: una es la camarera de un aeropuerto, Marie (Aitana Sánchez-Gijón); la otra es una prostituta jovencísima, Stevie -Jennifer Lason Leigh-, que está enamorada de él.
A ello se le suma además que entra en escena un operario nuevo, Iván (John Sharian), en sustitución de otro compañero que ha tenido problemas legales. Sin embargo Iván es un tío muy raro, por llamarlo de alguna forma. A partir de su llegada las cosas empeoran para Trevor, que poco a poco empieza a cambiar y a estar más alterado aún. Para dificultar las cosas un compañero de trabajo sufre un accidente en parte por su culpa, y además cree que hay alguien que entra a su casa y quiere hacerle daño, ya que van apareciendo post-it en su nevera con el juego del ahorcado...

Hasta aquí lo tocante a la película. Ahora paso a comentaros mi opinión personal muy rápido.
En general la película es interesante porque se aprecia muy bien la evolución de Trevor a lo largo de la misma, y tiene un par de momentos muy agobiantes en ese sentido. Aunque considero que no es de las mejores películas psicológicas o de salud mental que he visto. Sí, tiene un final muy chocante, pero no impactante. Por otra parte la atmósfera del film también ayuda, ya que es en tonos oscuros, apagados, y los espacios cerrados tampoco tienen mucha luz que se diga... Tampoco es una película "mentalera" al uso, ya que no hay nada claro, podría ser cualquier cosa.
En definitiva, es una peli que a mí personalmente me gustó mucho de primeras, pero quizás visto desde fuera y en perspectiva no llega al nivel de otras del mismo género. De todas formas os la recomiendo, aunque sea para verla sólo una vez.

Y con esto y un bizcocho, me despido hasta el próximo post. ¡Nos leemos enseguida!

Nurse Lecter

miércoles, 23 de agosto de 2017

Relax, take it easy...

¡¡Buenaaaaaaaaaaaaas!!

¿Qué tal está yendo el verano?
De nuevo perdonadme por actualizar cada largo tiempo... lo creáis o no, estoy algo liada en el trabajo y en verano siempre salen planes por todas partes, jajajajaja.
Por otro lado y como sabéis, yo he estado trabajando en el mismo sitio que el año pasado y no puedo estar más feliz. Es un sitio que me gusta, con profesionales maravillosos y el ambiente es ahora distinto, más familiar y yo me veo mucho más segura aunque durante el año he trabajado como especialista muy pocos meses.

En la entrada de hoy quiero presentaros una de las cosas que más me gustan (si no la que más), de una consulta tipo de Salud Mental: las técnicas de relajación. Una en concreto que es la que más he usado y controlo. Me refiero a la relajación muscular progresiva de Jacobson.

Seré breve, sólo es explicaros en qué consiste y cuándo usarla.

Este señor ideó su técnica de relajación en la década de 1920 (1), y es muy útil. Tanto que como veis se sigue usando hoy día.

Consiste básicamente en tensar y destensar grupos musculares por turnos, para notar la diferencia entre tensión y relajación. El objetivo es no sólo lograr un nivel óptimo de relajación, sino aprender a distinguir cuándo estamos tensos y cuándo no, y actuar en consecuencia (1).
Personalmente, conozco y uso dos modalidades: con y sin tensión. En la primera, como he explicado antes, se tensan los músculos durante unos segundos, para ser conscientes de dicha tensión, y luego se destensan de golpe (2). En la segunda directamente se pide relajar los músculos, sin el paso previo de contraerlos.
Además puede combinarse con respiración abdominal, imaginación guiada y música relajante de fondo, que es como normalmente lo hago.
Si clickáis aquí podéis ver cómo se practica, lo explican de forma muy detallada. Quién sabe, a lo mejor si la usáis os va bien :)

Si abordamos la pregunta "¿para qué se usa?", lo más habitual es que se utilice en casos de ansiedad, estrés... (3). A veces también complementaria en otras patologías como puede ser la depresión o las fobias.

En una consulta de CSM el paciente hace las dos modalidades, primero con tensión en las primeras citas, y luego sin tensión. Durante la sesión el ambiente es sin estímulos de luz o ruidos, y la persona debe estar o sentada en una silla cómoda o tumbada. La enfermera va indicándole lo que tiene que hacer y cómo tiene que hacerlo, con un tono de voz suave y neutro.
Además, antes de empezar la faena se proporciona psicoeducación en cada sesión -qué es la ansiedad, características, signos y síntomas de la misma, alternativas complementarias a la relajación, nociones sobre el estrés y las fobias, higiene del sueño...-, y entre cita y cita es recomendable que la practique en casa.
Al terminar la relajación es recomendable que la persona se quede durante unos minutos tranquila, siendo consciente del estado de relajación, y luego, muy poco a poco, ir "despertando" con movimientos de tobillos, rodillas, muñecas, brazos, cuello... Yo lo comparo a desperezarse cuando uno se levanta de la cama por la mañana, cuando se toma contacto de nuevo con el mundo.

Por supuesto, también se hacen grupos de relajación, que suelen ir muy bien y cuya dinámica es la misma: psicoeducación y luego la sesión de relajación en sí.


En base a mi experiencia puedo decir que va genial  y que a la gente suele gustarle más la modalidad sin tensión. A mí por el contrario me gusta más la primera... porque la segunda me causa cefalea. Y no, no es broma. No sé por qué será, pero desde que la hice por primera vez -durante la residencia mi enfermera del CSM me dijo que la hiciera yo para ver lo que se sentía y lo bien que sentaba la relajación-, me ocurre. En cambio, la relajación de Jacobson con tensión me va muy muy muy bien y de hecho la utilizo en ocasiones, cuando veo que no puedo dormir o estoy nerviosa.

Y esto es todo.  Espero que os haya gustado el post y podáis sacarle provecho.
Antes de despedirme, por hacer la gracia...


Ahora sí, ¡hasta la próxima!

Nurse Lecter


Bibliografía consultada:
(1) Argotty Ruales K.D. Efectividad de las técnicas de relajación: entrenamiento de la relajación progresiva, basado en Jacobson y el escaneo corporal ("body scan"), en los cantantes del Coro de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, para disminuir el estrés y la ansiedad [Trabajo Fin de Carrera]. Quito: Pontificia Universidad Católica del Ecuador, 2016. 62 páginas. Disponible en:
http://repositorio.puce.edu.ec/bitstream/handle/22000/12544/Tesis%20Karen%20Argotty.pdf?sequence=1&isAllowed=y

(2) Promoción de la Salud en Personas con Trastorno Mental Grave. Análisis de situación y Recomendaciones sobre Alimentación Equilibrada y Actividad Física Junta de Andalucía. Consejería de Salud. 2011. Anexo 11: Relajación muscular progresiva de Jacobson. Disponible en:
https://equipotecnicoorientaciongranada.files.wordpress.com/2016/11/anexo-11-relajacic3b3n-muscular-progresiva.pdf

(3) Ramírez Sánchez, A., Espinosa Calderón C., Herrera Montenegro A.F., Espinosa Calderón E., Ramírez Moyano A. Beneficios de la psicoeducación de entrenamiento en técnicas de relajación en pacientes con ansiedad.  Revista Enfermería Docente 2014; (102): 6-12. Disponible en:
 http://www.revistaenfermeriadocente.es/index.php/ENDO/article/view/10/pdf_8

martes, 4 de julio de 2017

Frikipost

¡Buenas noches a todos!

Espero que estéis bien, ¡es lo que cabe pensar, ¿no?!
Por mi parte, perdonad la tardanza... he estado liadísima estos últimos 3 meses, y soy consciente de que ha sido mucho tiempo sin actualizar... espero que podáis perdonarme.

Para compensar, volvemos de nuevo a los frikiposts de "Juego de Tronos". Así a lo tonto llevamos ya bastantes personajes desmenuzados. Algunos no se puede negar que tienen algo. En cambio con otros cuesta un poco más.
Este personaje ha hecho muchas cosas y ha evolucionado bastante, así que daré los datos justos -ya sabéis... "no spoilers"-. Además es conocido y amado por todos, no nos vamos a engañar. A mí me encanta, ¡y eso que no es un trastorno de personalidad del grupo B! 😋
Voy a hablar de nuestro estupendo, vitoreado y aclamado Tyrion Lannister.
Es prácticamente imposible que a día de hoy alguien desconozca este nombre. Y por si acaso quedara alguien que aún no lo supiera, lo presento como mucha gente lo llama (cariñosamente, espero): es "el enano de «Juego de Tronos»".

¡Qué buena manera de presentarse!

Venga, y ahora vamos a lo de siempre: la presentación oficial.
Tyrion Lannister es el menor de los tres hijos de Tywin y Joanna Lannister. Sus hermanos mayores son Jaime y Cersei. En un principio parece que está ahí sólo para que la gente se ría con su mordacidad o diga "¡qué máquina de tío!", pero no. Llega a ser Mano del Rey, y bueno... luego va haciendo otras cosas. Unas buenas, otras no tanto. Pero al final sale más o menos victorioso de todas.

La gente que no sepa mucho de salud mental puede preguntarse qué pinta Tyrion aquí, puesto que no parece tener esquizofrenia, ni depresión, ni nada de eso. Es cierto, pero tiene otra cosa perteneciente a este campo: en Tyrion se observa un problema serio con el consumo de alcohol. Y eso es algo que no podemos negar, mal que nos pese.

Vamos a ir como siempre; punto por punto. A ver si podemos esclarecer las cosas un poquito más.


1) ¿En qué consiste el acoholismo?
Pregunta peliaguda aunque a priori parezca fácil.
La contestación estándar es "beber más de la cuenta", pero hay muchas más variaciones: "ponerte ciego", "beber todos los días", "beber todo tipo de alcohol". Me vais a matar, pero la respuesta es que depende, es relativo. A lo mejor para una persona tomarse dos quintos todos los días no supone ningún problema y si alguna vez no se los bebe no pasa nada... pero para otra puede suponer un mundo el no beberlo, o le sientan como si se hubiera tomado varias copas.
Vamos al DSM-V, a ver si salimos de dudas. En el libro especifica que hay un trastorno por consumo de alcohol cuando aparece malestar "clínicamente significativo" (palabras textuales), que puede manifestarse por varias cosas. Algunas de ellas son: deseo o esfuerzos fallidos de abandonar el consumo; utilizar mucho tiempo en beber alcohol -consumo recurrente-, quitándoselo a otras cosas: amigos, familia, trabajo...; y otros como tolerancia o abstinencia (1).

También sería importante hablar aquí de dos conceptos relacionados.
El primero sería la conocida como UBE -Unidad de Bebida Estándar-. ¿Qué es eso exactamente?
Bien, en su momento la cantidad de gramos de alcohol que llevaba una bebida se calculaba mediante una fórmula. Pero desde hace unos años esto ha sido sustituido por esta UBE, que en España equivale a 10 gramos de etanol puro (2). Pero no en todos los países es igual, en algunos una UBE implica más cantidad y en otros menos.
Unido a las UBE va el consumo de riesgo. ¿Cuándo un consumo se considera de como tal?
En este punto se hace una división entre sexos. Para las mujeres se considera que el consumo es de riesgo cuando el alcohol semanal supera las 17 UBE. En el caso de los hombres, implicaría superar las 28 UBE semanales. Como también sabemos, el alcohol afecta y se metaboliza de una manera distinta según el sexo del consumidor; por eso las UBEs varían (3).
Sin embargo y dejando la teoría y las UBEs aparte, el consumo de alcohol se vuelve problemático cuando interfiere en tu vida de una forma importante. Te quita tiempo para cosas que te gustan, o para estar con tu familia, amigos, trabajar...

En el caso de Tyrion sabemos que más de una vez, más de dos y más de tres se ha emborrachado. ¿Con qué frecuencia? Ni idea, pero como mínimo yo le calculo 2 a la semana. Suponemos también que este consumo interferirá en su vida cotidiana, aunque no sabemos cómo... porque tampoco es que se levante todos los días a las ocho de la mañana para trabajar. Pero sólo la resaca ya debería impedirle funcionar adecuadamente al día siguiente de coger una melopea.
Aunque claro... también partimos de la base de lo que él mismo dice: "Ése es mi trabajo: bebo y sé cosas".


2) ¿Cuáles son los síntomas de la dependencia al alcohol?
Según nuestro bienamado y querido DSM-V, hay varios síntomas/criterios diagnósticos que denotan que hay un problema. Algunos ya los hemos mencionado en la pregunta anterior, a saber: ansias o deseo poderoso de consumir, se bebe alcohol en gran cantidad o durante mucho tiempo... Además se resienten las relaciones sociales, familiares, laborales, interfiere en el rendimiento...
Y lo más importante: aparecen la tolerancia -necesidad de tomar cada vez más alcohol para obtener los mismos efectos-, y abstinencia, con su síndrome respectivo o consumo de sustancias parecidas para mitigarlo, tal y como he comentado previamente. (1)
Hay más, pero estos son quizá los más significativos.


3) ¿Y su epidemiología?(4)
Si bien las cifras de mujeres alcohólicas son más bajas, poco a poco van acortando distancias con respecto a los hombres en una proporción de 2'5/1. La explicación que se le ha dado a este aumento del consumo de alcohol en mujeres es su incorporación al mundo laboral y con el entorno en el que se mueve la gente joven.
Además se ha visto que las mujeres tienden más a beber solas, en casa, y a negar este consumo; los hombres no se esconden tanto.
Y otra cosa curiosa: la comorbilidad del acohol. Suele estar asociada a trastorno bipolar y ludopatía, es lo más común.
En Tyrion estas patologías no se ven, pero yo me decantaría por el hecho de que quizás fuera ludópata más que bipolar...

Que no se derrame nada...


4) ¿Qué tratamiento tiene?
Aparte por supuesto de psicoterapia, también hay tratamiento farmacológico. Uno de los más conocidos quizás sea el disulfiram. Actúa impidiendo el metabolismo del acetaldehído. Esto puede sonaros a chino si no estáis familiarizados con esto, así que lo traduzco: si tomas disulfiram y al mismo tiempo sigues bebiendo alcohol hace reacción y te pones malísimo. Pero malísimo de náuseas, vómitos, rubefacción, cefalea, taquicardias...
Hay más, como por ejemplo la naltrexona -contraindica en gente que consume no sólo alcohol sino también opioides-, o el acamprosato, pero sinceramente yo éstos nos los he usado ni visto en consulta.  (5)
Otro fármaco que yo sí he utilizado es la carbimida cálcica, que se da vía oral en gotas. El mecanismo es parecido al del disulfiram.



5) ¿Existen escalas para cuantificarlo o para prevenir un consumo peligroso?
Por suerte, sí. La más conocida es el test de Cage, que además consta de sólo cuatro preguntas cerradas y muy cortitas. Con que una se conteste afirmativamente ya se considera consumo de riesgo. Si os interesa verlo, clickad aquí.
Sinceramente y en el caso de Tyrion, creo que menos la pregunta 3 (a la que él respondería con un rotundo "NO"), ¡serían afirmativas todas!
Otras dignas de mención son la MALT y la MAST -Michigan Alcoholism Screening Test-; ésta última además fue el primer test validado en este sentido. (6)

Madre mía las resacas, qué malas son...

Con esto doy por finaliza el post de Tyrion. Realmente no he mencionado ningún episodio concreto con él porque me parece que el consumo de alcohol es algo muy habitual y no hace falta ilustrarlo. Pero sí he querido resaltar que, por mucho que nos riamos con Tyrion, tiene un problema. Yo creo incluso que de forma más acusada que su hermana Cersei.

Espero que os haya gustado, y de nuevo, perdonad la tardanza al actualizar.
¡Nos volvemos a leer muy pronto!


Nurse Lecter

Bibliografía consultada:
(1) American Psychiatric Association (APA): Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM). 5ª edición. EEUU: APA, 2013
(2) Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. "Alcohol y menores. El alcohol te destroza por partida doble." Campaña 2007. Disponible en:
http://www.msssi.gob.es/campannas/campanas07/alcoholmenores9.htm
(3) Salamó Avellaneda A., Gras Pérez M.E., Font-Mayolas S. Patrones de consumo de alcohol en la adolescencia. Psicothema 2010. Vol. 22, nº 2, pp. 189-195. Disponible en:
http://www.unioviedo.net/reunido/index.php/PST/article/view/8889/8753
(4) Bravo de Medina R., Echeburúa E., Azpirri J. Diferencias de sexo en la dependencia del alcohol: dimensiones de personalidad, características psicopatológicas y trastornos de personalidad. Psicothema 2008. 20(2): 218-223. Disponible en:
http://www.unioviedo.es/reunido/index.php/PST/article/view/8645/8509
(5) Echeverry Alzate V.,Tratamientos farmacológicos en la coadministración de alcohol y cocaína: efectos en la expresión de genes en el córtex prefrontal de la rata [Tesis doctoral]. Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 2016. Disponible en:
http://eprints.ucm.es/35822/1/T36863.pdf
(6) Drexler K. Current Definitions of Alcohol Use Disorders and the Use of Validated Questionnaires in Clinical Practice and Research. Respiratory Medicine, 2013, 14: 11-17. Disponible en: https://link.springer.com/chapter/10.1007/978-1-4614-8833-0_3#page-1

domingo, 23 de abril de 2017

Nuevas experiencias

¡Hola a todos!
Bueno, para los nuevos R1 se abre una nueva etapa. ¡Disfrutadla al máximo y aprended todo lo que podáis, que será mucho, creedme! Estos dos años se van a pasar rapidísimo, así que hay que exprimirlos a tope.

Hoy vengo con una entrada muy breve. Quiero informaros de que llevo un par de semanas trabajando en una Unidad de Corta Estancia. También se la conoce como Unidad de Hospitalización Psiquiátrica o Agudos (aunque este término mejor no usarlo).
No es en el mismo hospital en el que hice la residencia; ni siquiera es en la misma ciudad. Tengo que admitir también que al principio me costó un poco situarme, no sólo por lo de siempre -dónde están las cosas, los horarios de la planta, turnos distintos...-, sino además por la propia dinámica del servicio, que difiere un poco de la del hospital de mi residencia.
Pero estoy muy a gusto. Es una planta muy acogedora, con un equipo estupendo. Cuando se me acabe el contrato me dará pena irme, ya veréis, ¡jajajaja! Además todas las compañeras (no hay ningún enfermero) son especialistas vía EIR; de hecho conozco a alguna de ellas de haber trabajado conmigo durante la especialidad, así que estoy contentísima.

En esta Unidad el funcionamiento no es nada del otro jueves. Como he dicho antes, diferencias muy pocas.
Por la mañana se sacan las analíticas que haya, se hacen los aseos, se da la medicación y los psiquiatras pasan planta. Por la tarde se prepara la medicación de todo el día, se da la de la cena y se permiten las visitas. Y por la noche se da la medicación antes de dormir y se soluciona lo que vaya saliendo.

El turno está bien, no puedo quejarme. Y además hay posibilidad de cambiar.
En cuanto a los pacientes, con ellos pasa lo que en otras Unidades de Psiquiatría: hay de todo. Esquizofrenias, trastornos bipolares, trastornos delirantes, de personalidad, gestos autolíticos... El trabajo está bien repartido y al final todo sale adelante.

Y por mi parte, nada más, sólo quería poneros al día.
¡Hasta otra entrada!

Nurse Lecter

jueves, 30 de marzo de 2017

Sh(erl)ocked

¡Hola holaaaa!

¿Seguís bien? ¡Ojalá que sí!

Esta vez traigo al blog otra serie.
La temporada terminó en enero, y he querido dejar pasar un tiempo prudencial para intentar evitar los spoilers lo máximo posible aunque tengo que hacer algunos, ¡lo siento! De todas formas, no os preocupéis que esta entrada no es muy extensa.
La que nos ocupa es una de mis favoritas: "Sherlock". (No, no sólo me gusta "Juego de tronos" aunque a veces parezca justo eso, jajajajajaja). No es ningún secreto que soy fan acérrima de la serie de la BBC y que cada temporada me parece una genialidad que supera la anterior... y que tengo que ver dos veces para poder coger los pequeños detallitos que se me escaparon en el primer visionado.
Con esta cuarta y última temporada -las malas lenguas dicen que efectivamente es la que le pondrá punto y final a la serie... ¡espero que no!-, desde luego se han coronado.

En este caso no voy a hablar de un personaje concreto como hago con el hilo de frikiposts de "Juego de tronos". No. Voy a analizar única y exclusivamente un capítulo de "Sherlock". Más concretamente me refiero a "El detective mentiroso". Se trata del segundo capítulo de la cuarta temporada (4x02), y para mi gusto es uno de los mejores de toda la serie.
¿Y qué tiene de especial este capítulo? Pues que todo él rezuma salud mental por los cuatro costados. Nada es lo que parece, y al mismo tiempo es al contrario... no sé explicarlo mejor. El título de la entrada se debe a que "El detective mentiroso" me dejó así, en shock, en varias ocasiones; la fase SHERlocked ya la superé, jajajajajaja.

Ay, ¿qué va a ser sería de mí sin los chicos de Baker Street?

Por otro lado reitero que, aunque ya conocéis mi política de no spoilers, en este post tengo que hacerlos porque sin ellos no puede entenderse nada. Eso sí, intentaré hacer sólo los justos y necesarios.
Así que si no veis la serie pero os interesaría empezarla, o no habéis visto aún la cuarta temporada, leéis bajo vuestra responsabilidad de ahora en adelante.


A ver por dónde empiezo... es que en este capítulo hay muchas cosas dignas de mención. Pero creo que lo más fácil es comenzar por John Watson.
Como se vio en el primer capítulo de esta misma temporada, John se queda viudo cuando Mary recibe una bala que iba dirigida a Sherlock. El pobre se enfada muchísimo con el detective y rompe todo tipo de contacto con él. Además al principio vuelve a ir a la psicóloga que ya lo atendió cuando su amigo "muere" al precipitarse por la azotea del hospital, aunque posteriormente cambia a otra (¡¡y menuda otra!!)...
Pero es que aún hay más: en esta ocasión John sufre alucinosis.

Es importante diferenciar este concepto de las alucinaciones, pues son cosas similares aunque al mismo tiempo distintas. En ambos casos hay percepciones sin objeto o estímulo real: se ve, oye, huele o siente algo que no está, que no existe. Sin embargo cuando una persona tiene alucinaciones no se cuestiona si éstas existen o no; da por sentado que son reales y no hay vuelta de hoja, por mucho razonamiento que se le haga. En cambio con las alucinosis no pasa eso, puesto que la persona que las ve u oye sabe a ciencia cierta que eso no está ahí, que no es algo que sea verdadero o exista (1).
Como habréis podido suponer, el objeto de las alucinosis es Mary. Y es ella, la propia Mary, la que se lo dice: "Estoy muerta, sólo existo en tu cabeza".
Aquí os dejo el vídeo. Es muy cortito y está en inglés, pero el "I am dead" se entiende claramente.


La verdad que yo me quedé de piedra al verla en escena, porque Mary tarda un poquito en decir que ha muerto. Lo primero que pensé al verla fueron estas dos opciones y en este mismo orden:
1) Le había pasado lo mismo que a Sherlock en su momento: de alguna forma había conseguido engañar o despistar a John y realmente seguía viva. John se enteraba de eso en la misma escena que nosotros, la del vídeo de arriba.
2) Su muerte realmente fue un paripé, igual que la de Sherlock... salvo por el hecho de que John ya estaba al corriente de todo y lo que se pretendía con esta falsa muerte era esconder o proteger a Mary.

Pero no... mi gozo en un pozo cuando ella misma confirmó que había fallecido. Bien, pues pese a eso a John le lleva su tiempo asumir que su mujer ha muerto, aunque ella se lo repite muchas veces a lo largo del capítulo. Por eso considero que Mary es una alucinosis: él la ha visto morir, sabe que ya no está y encima se lo oye decir a la propia alucinación... pero no parece importarle, puesto que sigue hablando y razonando con ella como si estuviese viva.
No sé a vosotros, pero a mí eso me pareció triste, devastador.

Una de las causas de las alucinosis la podemos encontrar en el síndrome de Charles Bonnet (2); pero mucho me temo que en el caso de John no es plausible, puesto que esta patología la sufren personas ancianas sobre todo, y hay casos más raros de personas epilépticas -aunque más jóvenes- que lo tienen, o gente con deprivación sensorial. Pero repito, son los menos.


Y ahora, seguimos con Sherlock.
Su caso también es bastante interesante, porque tiene un conglomerado de patologías de salud mental que atrae mucho como sujeto de estudio. Sin embargo me voy a detener en la más obvia, en la que impera durante todo el capítulo, porque las consecuencias son enormes.
Es de dominio público que nuestro querido detective es un consumidor de tóxicos nato. No es la primera vez que lo vemos drogarse -recordemos el capítulo 3x03, por ejemplo-; y si la serie continúa, mucho me temo que no será la última.
En "El detective mentiroso" Sherlock vuelve a consumir... aunque en este caso tiene una razón "de peso" para hacerlo. No la diré porque en la medida de lo posible evitaré spoilers. Pero es que aún hay más: no le hace falta ir a ningún sitio a procurarse la droga. Tiene el laboratorio en la cocina y al proveedor allí de vez en cuando.

No sabría concretar exactamente qué drogas consume Sherlock en este capítulo. Me aventuraría a decir que metanfetaminas y cocaína por cómo actúa: no duerme, está nervioso, con sudoración... Todas esas cosas que a simple vista podemos ver en él se deben a las drogas psicoactivas, que coinciden con las dos que he supuesto que toma.
Aquí me vais a permitir un momento no ser del todo políticamente correcta, pero es que la ocasión lo merece: Sherlock lleva encima un colocón de tres pares de narices. Lo hemos visto consumir antes, sí. Pero esta vez supera todas las anteriores.
Tanto es así, que incluso tiene alucinaciones y delirios debidos a un trastorno psicótico inducido por el consumo de tóxicos/sustancias (3) -también se conoce como "psicosis tóxica"-. Las alucinaciones las vemos cuando comienza a andar por las paredes y el techo del piso; y los delirios cuando empapela entero el salón del 221B con las fotos de Culverton Smith y dice que es un asesino en serie, deducción a la cual llegó con el colocón antes mencionado. Dicho trastorno llega a su punto culminante en la morgue del hospital, cuando Holmes coge un bisturí y quiere matar a Smith.
Vemos por tanto que los delirios de Sherlock son de temática paranoide, algo habitual en el caso del consumo de cocaína (4)... así que se reafirma la teoría de que probablemente sea eso lo que ha consumido.

Me gustó mucho esta escena, fue una de mis prefes... ¡como para no ponerla en el post!

Hay que determinar igualmente si el trastorno comenzó durante el consumo o durante la abstinencia (3). En este caso empezó en el segundo supuesto.
Que sí, que luego este delirio resulta tener base real porque Holmes es más listo que el hambre... pero al principio no tiene ni pies ni cabeza, parece como "cogido con pinzas". Además tened en cuenta que aunque nosotros ya supiéramos que Culverton Smith era el malo desde el capítulo anterior, Sherlock no, que yo sepa.

¿Y cómo se trata esta patología? Muy brevemente os lo cuento, sólo daré unas pinceladas.
Tenemos que tener en cuenta que con nuestro querido detective hay dos cosas que manejar: una es la psicosis, que se trata de algo más bien agudo aunque podría derivar en otras patologías. Y después tenemos el trasfondo del consumo crónico de tóxicos.
En lo tocante a la parte psicótica, comentar que normalmente es un cuadro autolimitado y remite en uno o dos días, aunque si aparecen síntomas graves pueden usarse benzodiacepinas combinadas con antipsicóticos. De rebote se puede comenzar también con la desintoxicación y con terapias psicológicas (4). Necesitamos, por tanto, combinar diversos tratamientos, lo que implica tener una visión amplia de este problema. Así eliminamos el problema agudo y comenzamos a tratar el crónico.

Por mi parte, ya está.
En principio creo haber dicho ya lo más importante. Así que sólo me queda esperar que os haya gustado el post y conozcáis algo más de patología.
¡Hasta pronto!

Nurse Lecter



Bibliografía consultada:
1) Polaino Lorento A., Chiclana Actis C., López Cánovas F., Hernández Torrado G.  Capítulo 8: trastornos de la sensopercepción. Fundamentos de Psicopatología. Madrid: Biblioteca de Salud Mental. 2016. Disponible en: 
2) Yoldi Negrete M., Ramírez Bermúdez J.,Ruiz-Chow Á., Aguilar Venegas L.C., Crail Melendez D., Pérez-Esparza R., Alviso de la Serna L.D.: Alucinaciones visuales en pacientes con privación sensorial: ¿síndrome de Charles Bonnet?. Salud Mental 2015;38(3):217-224. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/pdf/sm/v38n3/0185-3325-sm-38-03-00217.pdf
3) Guía de consulta de los criterios diagnósticos del  DSM-5. EEUU: APA, 2013.
4) Roncero J., Ramos, J.A., Collazos F., Casas M. Complicaciones psicóticas del consumo de cocaína. En:  Francisco Pascual - Meritxell Torres - Amador Calafat. Monografía Cocaína. Madrid; 2001. 179-190. disponible en:
http://entline.free.fr/ebooks_sp/319%20-%20monografia%20cocaina.pdf#page=180