miércoles, 8 de julio de 2015

Película del mes

¡Hooooooooolaaaa!

¡"Post cultural" al canto!
Vamos con una película y su correspondiente libro; 2x1, que es el mes de la rebajas.
La tenía pendiente de ver desde hace unos meses; más concretamente desde que hice el post relativo a la psicopatía, y en cuanto encontré el hueco hace un par de meses, a ello me dediqué. Y cómo no, al ser una "película psiquiátrica", no podía por menos que reseñarla en el blog.



Título: "American Psycho"
Dirección: Mary Harron
País: Estados Unidos
Año: 2000
Duración: 101 minutos
Género: Drama, terror
Reparto: Christian Bale, Willem Dafoe, Jared Leto, Josh Lucas, Reese Whiterspoon, Samantha Mathis, Matt Ross, William Sage, Chloë Sevigny, Cara Seymour, Guinevere Turner, Justin Theroux, Monika Meier
Guión: Mary Harron, Guinevere Turner
Productora: Lions Gate
Presupuesto: 7 millones de dólares






"American Psycho" está basada en la novela homónima de Bret Easton Ellis (la cual, dicho sea de paso, leí después de ver la peli. Debería haber sido al revés, pero desconocía que estuviera basada en un libro previo), de 1991.
En la película, ambientada en el Wall Street de finales de los 80, descubrimos cómo es el día a día del ejecutivo Patrick (Pat) Bateman -Christian Bale-. Podría decirse que el chico lo tiene todo: joven, guapo, con dinero, piso propio, un trabajo seguro y bien pagado, metrosexual (sí, sí), novia y amante, vive entre limusinas y restaurantes en los que te cobran sólo por poner un pie... En fin, una joyita yuppie.
Pero un día, algo pasa que hace saltar por los aires todo lo que lleva acumulado, mostrándonos cómo es realmente. Y es una cosa tan tonta como una tarjeta de presentación. En una reunión con sus amigos/compañeros, empiezan a mostrar cada uno su tarjeta. Pat considera que la suya es de momento la mejor, hasta que Paul Allen (Jared Leto), enseña la suya. Ése es el primer paso que da Paul para desquiciar a Pat.
A partir de ese momento, y partiendo del título de la película, os podéis imaginar todo lo que sigue, y alguna que otra cosa más.
El problema radica en que nadie sospecha de Patrick por todo lo que he enumerado antes: tiene un estatus social muy bueno en todos los sentidos, no tiene nada que envidiarle a nadie, en principio parece feliz... Es algo que parece increíble.

En esta ocasión no dejo tráiler porque creo que es mucho mejor ver la película sin tener una impresión visual previa; sin haber visto (casi) ninguna escena.


N.B.: También os digo que vi las películas de Batman primero y luego ha caído ésta. Y en este caso el orden de los factores SÍ altera el producto.
Para mí y desde que he visto "American Psycho", Christian Bale no es Batman. Christian Bale es Pat Bat(e)man haciendo de Batman; que si algo tienen los dos en común es que les salen los billetes por las orejas y están atormentados, cada uno por una cosa.


Opinión personal: a mi modo de ver y teniendo en cuenta que no soy una experta en cine, lo que es la realización de la peli no es muy allá -quiero pensar que será por los escasos 7 millones de presupuesto-, pero el argumento me fascina y te permite ver las dos caras de Patrick. Sólo por eso ya me tiene ganada.
Esta patología es de mis preferidas, ya lo sabéis, y precisamente me encanta y asusta por lo que le pasa a Pat: como aparentemente lo tiene todo, a nadie se le pasa por la cabeza que pueda hacer semejantes salvajadas... porque no tiene motivos aparentes. Es de todo punto imposible. Y precisamente por eso esta peli inspira tanto respeto. Porque Patrick de puertas afuera es normal -aunque como ya sabéis, el concepto de "normalidad" es relativo-. Te lo cruzas por la calle con su traje de hombre de negocios y lo primero que piensas es que es un tío que tiene la vida resuelta. Que ojalá fueras como él en ese sentido.

Por otra parte, y por mucha violencia que haya, considero que "American Psycho" es un reflejo de gran parte de la sociedad de hoy día.
Bien, vale... no es muy común que a la gente le dé por matar, torturar y todo eso. Pero no creo que me neguéis que alguna vez todos hemos sentido envidia insana de alguien, o directamente nos hemos comparado. Por cualquier motivo, sea grande o pequeño: porque te gusta cómo le queda el vestido a ésa y a ti no, que pareces un adefesio; porque el coche de ése es mejor que el tuyo, una tartana ya; porque aquéllos todos los años se van de viaje y tú vas siempre al pueblo, condenado al ostracismo; porque la presentación que han usado éstas está mucho mejor hecha que la tuya. Podría seguir, pero creo que ya va bien.
Pero... ¡al revés también pasa! Te sientes genial cuando el vestido te queda como un guante a ti, mientras que a la otra le sienta como a un santo dos pistolas; cuando tu descapotable último grito berrido supera con creces el resto de carruajes de tus amigos; porque mira tú por dónde, este año te vas a la Riviera Maya de viaje y los demás no; porque tu presentación es digna de matrícula, muy por encima del resto. No puedes evitar comparar y sentirte superior.

Algo así le pasa a Patrick: tanto en la novela como la peli hay reflexiones suyas de este estilo; y en muchas de ellas nos podemos ver reflejados en lo que a envidia se refiere. Hay por ejemplo un momento dado en el que Pat se evalúa con respecto a un compañero: "Incluso vamos al mismo peluquero, aunque mi corte es más moderno que el suyo"... y sonríe. Sonríe de satisfacción y orgullo porque sobresale en algo tan importante para él como es su imagen.

Y ya al margen de la parte reflexiva/filosófica, a mí esta temática me gusta; tiene escenas memorables, como por ejemplo la del famoso meme:


También tiene su punto subjetivo: Christian Bale está en esta peli para hacerle un favor (féminas, esto no lo podéis negar en ningún caso salvo en "El Maquinista" y "The fighter"), aun con todo su golpe de psicópata. Los trajes le sientan de bien...


Ahora, paso a analizar la novela.
Así de primeras, me parece una bizarrada de principio a fin; cuesta seguirla conforme se avanza en la lectura porque está escrita en primera persona, con un ritmo muy acelerado -que te ves obligado a seguir: es como "el libro no me deja parar de leer"- y hay pasajes verdaderamente incoherentes; frenéticos incluso, porque no ves ni un triste punto y seguido en líneas. En ocasiones el texto es totalmente saltígrado, pasa de un tema a otro sin aparente nexo. ¿Por qué? Porque lo que intenta con ello Bret Easton Ellis es reflejar el estado mental de Patrick, cómo su mente funciona a toda máquina.
Además, es muy descriptiva, muy minuciosa: Pat relata SIEMPRE qué ropa lleva puesta tanto él como la gente que lo rodea, dando incluso el nombre de las marcas; todas altas firmas, claro. Sus rutinas y la música que (se) escucha en cualquier momento y lugar también las acabamos conociendo al milímetro.
Y claro está, todo lo que hace y piensa, sea bueno o malo, también lo sabemos. Da muchos detalles... quizá demasiados, y muy específicos -"¿qué necesidad tengo yo de saber esto?", pensaba muchas veces-. Lo ves todo con mucha claridad aunque no quieras.
Ríete tú del marqués de Sade al leer "American Psycho", ¡JÁ!

Para mi gusto la novela es mucho más cruda, más explícita, desagradable e incluso asquerosa a veces.
De hecho, ha habido pasajes en los que yo -que no suelo alterarme cuando leo sobre estas cosas-, he tenido que parar a la mitad. A veces por agobio, a veces por angustia, a veces por asco/estómago revuelto, a veces simplemente porque era una locura y la cabeza me iba a estallar.
Creo que es una novela no apta para gente impresionable.

La película es todo lo políticamente correcta posible, dentro de que el tema es polémico; se corta bastante. A muchas de las cosas que hace Pat en la peli les han quitado sangre, tiempo y salvajismo.
Esta última se queda en mantillas en comparación con la novela, vamos.
Por no hablar de todo lo que aparece en el libro y en la película no -o sale con el orden cronológico alterado-, como siempre.
Y para muestra, os copio un fragmento (atentos al final del mismo):


"[...] llego a la conclusión de que Patricia esta noche estará a salvo, pues no voy a sacar inesperadamente un cuchillo y usarlo contra ella sólo porque me apetezca hacerlo, ni voy a obtener ningún placer viendo cómo sangra por los cortes que le he hecho en el cuello, ni a degollarla o sacarle los ojos. Tiene suerte, aunque no haya un motivo detrás de esa suerte. Puede que esté a salvo porque es rica, porque tiene una familia rica, y eso la proteja esta noche, o simplemente puede que se trate de que lo he elegido yo."

Bret Easton Ellis - "American Psycho"

En fin, el resumen de este post es ambivalencia total: me encanta la película -nada más verla se ha convertido en una de mis favoritas; ¿¡CÓMO NO SE ME OCURRIÓ VERLA ANTES?!-, pero no tiene pinta de que vuelva a leer el libro; o por lo menos, parece que tardaré bastante en volver a hacerlo.


Espero que os haya picado la curiosidad un poquitín y que os animéis a verla -o a leer el libro... sólo para valientes-.
Como de costumbre, también os animo a comentar y opinar, o cualquier otra cosa que queráis hacerme saber.
¡Procuraré actualizar pronto! ¡Besos!

Nurse Lecter

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las redes sociales se retroalimentan gracias a la interacción entre los usuarios, siempre desde el respeto y la tolerancia.
Gracias por animarte a comentar y con ello hacer crecer el blog :)

No te preocupes por si recibirás contestación a lo que escribas, ten por seguro que responderé.