domingo, 18 de septiembre de 2016

Cambio radical

¡Hola a todos!

Espero que estéis bien, dándole caña a los estudios, al trabajo... o a ambas cosas, ¿por qué no? Si uno se organiza todo es posible.
Bueno, abordamos post patológico. Hice incluso una encuesta en Twitter para ver de qué os apetecía que escribiese. Como veis sin clickáis en el link, ganaron de una forma muy ajustada los trastornos del ánimo.
Me ha costado mucho elegir entre tantas opciones, la verdad. Pero al final me he decantado por uno más habitual de lo que creemos: el trastorno bipolar (abreviado como TB).
Hay cosas que no cambian, entre ellas el formato de mis posts. Así que como ya sabéis mi modus operandi, vamos a él directamente.


1) ¿Qué es?
Explicación llana y somera: cambios muy radicales del estado de ánimo; se alternan la depresión y la manía, o la depresión y la hipomanía(1). En base a si hay manía o hipomanía, el trastorno bipolar puede ser de tipo I ó II respectivamente (2).
Ahora la gente que no está muy familiarizada con la terminología o no es sanitaria se preguntará qué es la manía, la hipomanía y todo eso. No, no es tenerle tirria a algo o a alguien -cosa que yo también pensaba antes de estudiar Salud Mental en la carrera, ¡jajajajaja!-. Por ello vamos a aclararlo. Recurro al DSM-V, tan socorrido él.

La depresión consiste en un estado de ánimo muy bajo: el sujeto está triste, apático, no tiene alegría ni ilusión ni motivación por nada, no le apetece relacionarse ni ver a nadie, descuida su alimentación y su higiene, pierde peso, presenta insomnio... (2). En los casos extremos puede cometerse incluso suicidio, que es una de las causas de muerte principales en estos pacientes.
La manía es justo lo contrario: ánimo muy exaltado, eufórico o disfórico (irritable, vaya), autoestima por las nubes, la sensación de que se es invencible y se puede con lo que le echen a uno, distracción fácil y hay un aumento de la actividad a todos los niveles: social, laboral, sexual...(2). También considero importante recalcar que en la manía hay -igual que en la depresión-, insomnio y falta de apetito; pero las causas son muy distintas: mientras que en la primera al sujeto le falta motivación, en la segunda no percibe la necesidad de alimentarse y dormir. Tan animado está que cree que no le hace falta. Este estado conlleva muchísimo riesgos también, porque no perciben la sensación de peligro; se ven imbatibles. Por tanto aquí pueden aparecer conductas sexuales de riesgo o actividades que entrañen peligro. Y no menos importante es que pueden arruinarse gastando todo su dinero.
Y en cuanto a la hipomanía, una manera fácil de explicarla es que es como la manía, pero más corta -en la manía es mínimo una semana y en la hipomanía cuatro días- y leve (2).

Pero es que además puede rizarse más el rizo. Hay ocasiones en las que se debuta con sintomatología afectiva... y sintomatología psicótica (3). Esto dificulta mucho las cosas, ¿verdad? La línea que separa ambos problemas es taaaaaaaan fina...
Yo siempre me pregunto en estos casos cómo es posible diferenciar un episodio afectivo con síntomas psicóticos de un trastorno esquizoafectivo -ya descrito en este blog- que debuta. Si hay algún psiquiatra que pueda ayudar a esclarecer esto ¡le estaré muy agradecida!

Por supuesto, cada caso es distinto. En base a mis vivencias con estos pacientes puedo decir (y por favor, no me malinterpretéis), que la fase hipomaníaca en algunas ocasiones es muy divertida si el paciente está eufórico. Repito: no me malinterpretéis. Es divertida en el sentido de que en ocasiones la persona no ha hecho nada grave -no ha dilapidado sus ahorros, no ha cometido ningún acto delictivo ni su integridad física o la de otros ha corrido riesgos-, y además está chispeante y ocurrente dentro de un límite, claro: tiene réplicas ingeniosas para todo, se ríe por cualquier cosa... el asunto en todo caso no pasa de ahí. En cambio, un maníaco disfórico es otra cosa: irritable, querulante, a veces hasta agresivo. Y por supuesto ya no hablamos de la fase depresiva.


A veces el diagnóstico está muy claro, como en este caso.


2) ¿Cuáles son sus causas? (4)
La más fuerte es la herencia genética; hablamos del 80% de probabilidades. Pero tampoco podemos olvidar que el ambiente influye: un entorno que no sea saludable, donde no haya apoyo, no se siga un patrón organizado... es importante para desarrollar o no esta patología. De hecho existe un término especial para ello, el conocido como "kindling": el TB aparecería en gente que tiene cierta vulnerabilidad o predisposición genética debido a un estímulo psicosocial y poco a poco iría cogiendo autonomía. Es algo parecido a la sensibilización.
A nivel "físico" tampoco es desdeñable la alteración de neurotransmisores y hormonas.


3) ¿Cómo se producen los diferentes episodios?
En este caso no me refiero a los mecanismos que lo desencadenan, sino a su ciclaje (cambio de un estado a otro). Hay ciclajes rápidos, que implican 4 episodios afectivos al año, sin importar si son depresivos o maníacos (5). También hay ultrarrápidos e incluso el ultraultrarrápido; aunque aquí no sé segura la duración. (6)
Sí que puedo comentaros que siendo estudiante hace unos años y durante mi rotación de Urgencias vi un caso que me dejó de piedra y a día de hoy no sé muy bien qué era. Se trataba de un paciente que llegó al servicio muy muy muy muy mal de ánimo: lloraba a gritos, decía que se iba a suicidar, se arañaba la cara de pura desesperación, se daba golpes en la cabeza con los puños... Me despisté un momento para hacer otra cosa, fue menos de un minuto. Y cuando volví... cuando volví me quedé ojiplática. Ese mismo paciente estaba maníaco: carcajadas histéricas, aullidos de alegría, corría por todo el servicio, gritaba que nunca antes se había sentido tan bien...
Han pasado años y no se me ha olvidado todavía. Para que veáis. Eso sí, no he vuelto a ver una cosa igual.


4) ¿Cómo es el trastorno bipolar en lo referente a epidemiología?
Podemos comentar en este aspecto que en el caso del TB tipo I la prevalencia oscila entre el 0,4 y el 1,6%. En el caso del TB tipo II hablamos del 0'5%. También es curioso cuanto menos que la comorbilidad varíe entre sexos. Las mujeres que padezcan TB tienen riesgo de sufrir también somatización y otros trastornos psiquiátricos, mientras que en los hombres son frecuentes los trastornos de personalidad y el consumo de tóxicos(7)
La enfermedad puede aparecer en cualquier momento de la vida, pero lo normal es que surja a partir de los 20 años. (4). Además lo más frecuente según me contaron en las clases de la residencia es que se debute con un episodio depresivo (3), con lo cual no siempre se diagnostica trastorno bipolar a la primera.



5) ¿Y el tratamiento? (8)
Obviamente y dado que el trastorno bipolar es afectivo, los psicofármacos serán de esta rama, como por ejemplo los estabilizadores del ánimo/eutimizantes y los antidepresivos. Sin embargo a veces se usan antipsicóticos -olanzapina, quetiapina, risperidona...- por la sintomatología explicada en la pregunta 1.
Los eutimizantes son, por ejemplo, el litio -fármaco estrella en este caso, disminuye incluso el riesgo suicida-, que vale para prevenir cualquiera de las dos fases del TB; el ácido valproico y la lamotrigina, que también son antiepilépticos; y la oxcarbacepina cuando el litio no es útil. Ésta además va muy bien para la manía.
Los antidepresivos son muy variados, hay de mil clases. Pero presentan un gran problema: como no se ande uno con ojo el paciente puede virar a manía en un pispás.
También se puede dar TEC -que sería una de las últimas opciones, para fases muy resistentes al tratamiento psicofarmacológico-, y psicoterapia, psicoeducación...


También y en cuanto a este problema es muy importante tener en cuenta un probable síndrome metabólico. Este problema consiste en una especie de "cóctel molotov" de obesidad, cifras tensionales altas, HDL bajo -para los no sanitarios, el HDL es el "colesterol bueno"-, triglicéridos altos e hiperglucemia.
Las cifras de pacientes con TB que lo padecen son preocupantes... del 30% al 40% (9). Todo esto, por suerte, puede prevenirse con ejercicio ligero (como puede ser caminar), e intentando llevar una vida lo más sana y normalizada posible.
¡Ojo! He hablado del síndrome metabólico aquí, pero aparece en otras patologías psiquiátricas también, ¿eh?



Para finalizar y desengrasar, os comento que hay muchos personajes famosos que actualmente padecen (o en su momento era lo más probable), esta enfermedad. Hay ejemplos conocidos, como Catherine Zeta Jones o Sinead O'Connor. Otros como mi amada Nina Simone o mi escritor favorito Edgar Allan Poe no lo son tanto, pero ahí están.



En fin, esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado el post. ¡Besitos!

Nurse Lecter


Bibliografía consultada:
1) Muñoz Zorrilla M. J., González Mesa F.J.: Paciente con trastorno bipolar: proceso de Enfermería. ENE. Revista de Enfermería, 2012; 6 (2): 81-88. Disponible en: http://ene-enfermeria.org/ojs/index.php/ENE/article/view/20/18

2) American Psychiatric Association (APA): Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM). 5ª edición. EEUU: APA, 2013

3) Lolich M., Vázquez G., Leiderman E.A. Primer episodio psicótico en trastorno bipolar: diferenciación clínica e impacto funcional en una muestra argentina. VERTEX Rev. Arg. de Psiquiat. 2010, Vol. XXI: 418 - 427.
Disponible en: http://www.editorialpolemos.com.ar/docs/vertex/vertex94.pdf#page=19

4) Reinares M., González-Pinto A., Crespo J.M., Goikolea J.M., Guitérrez-Rojas L., Montes J.M., Benabarre A., Colom F., Vieta E. "Manual de psicoeducación para el trabajo con familiares de pacientes con trastorno bipolar". Guías Clínicas para el Sistema de Salud. J&C Ediciones Médicas. (2015). Barcelona.

5) Kupka R. W., Luckenbaugh D.A., Post R.M., Leverich G.S., Nolen W.A.  Ciclación rápida y no rápida del trastorno bipolar: un metaanálisis de estudios clínicos. J Clin Psychiatry 2003; 64(12): 1483-1494. Disponible en: http://www.psiquiatria.com/etiologia-110/ciclacion-rapida-y-no-rapida-del-trastorno-bipolar-un-metaanalisis-de-estudios-clinicos/#

6) Guitérrez C.: Tratorno bipolar infanto-juvenil. Curso vitrual interdisciplinario a distancia de Salud Mental, Psicología y psicpaotlogía del niño, el adolescente y su familia.
Disponible en: http://www.psicoadolescencia.com.ar/docs/3/final14.pdf

7) López Jaramillo C., Castaño Mejía A., Henao Velásquez A., Restrepo Palacio T.F., Julieta Osorio Zuluaga J. Síndrome metabólico y trastorno afectivo bipolar: una revisión de la literatura. Rev Colomb Psiquiat. 2013; 42(3): 283-291.
Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/rcp/v42n3/v42n3a07.pdf

8) Tondo L. El tratamiento a largo plazo del trastorno bipolar. Psicodebate, 2014; 14 (2): 83-100.
Disponible en: https://dspace.palermo.edu/ojs/index.php/psicodebate/article/view/350/258

9) Vancampfort D., Sienaert P., Wyckaert S., De Hert M., Stubbs B., Kinyanda E., Probst M. The metabolic syndrome is associated with self-reported physical complaints in patients with bipolar disorderPsychiatria Danubina, 2016; Vol. 28, No. 2, pp 139-145. Disponible en: http://www.hdbp.org/psychiatria_danubina/pdf/dnb_vol28_no2/dnb_vol28_no2_139.pdf

2 comentarios:

  1. Muy buena manera de introducir a la gente en el trastorno bipolar, una de las enfermedades más complejas de la psiquiatría y englobada en el grupo de TMG (Trastornos Mentales Graves). Sobre el trastorno metabólico, es consecuencia del tipo de fármacos que usamos para tratar el trastorno bipolar y la esquizofrenia, pero con las estrategias que explicas, de educación sanitaria y mejora de actividad física puede mejorar el pronóstico y evitar las consencuencias médicas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias como siempre por tus aportaciones, que complementan genial los posts n.n
      Sí, se deben ello. De hecho en mi Comunidad se está intentando lanzar un programa de ejercicio físico con los pacientes en la Unidad de Rehabilitación para prevenir el síndrome metabólico y por el momento está yendo genial ^^.
      ¡Nos leemos!

      Eliminar

Las redes sociales se retroalimentan gracias a la interacción entre los usuarios, siempre desde el respeto y la tolerancia.
Gracias por animarte a comentar y con ello hacer crecer el blog :)

No te preocupes por si recibirás contestación a lo que escribas, ten por seguro que responderé.